Tú, déjate hacer despacito…

Se lee en la Bhagavad Gita lo siguiente:

“Hijo de Pritha, ¿cómo puede ese hombre, que sabe que el sí mismo es indestuctrible, perdurable, no nacido e inextinguible, decidir a quién puede matar, a quién puede causarle la muerte? […] Las armas no separan el sí mismo en secciones; el fuego no lo quema; las aguas no lo mojan; no necesita que se lo seque. No es divisible, no es combustible; no se moja ni debe secarse. […] Se dice que es imperceptible, que es inconcebible, que es invariable. […] Por lo tanto, no deberías lamentar la muerte de ningún ser.”

Moraleja: no te lamentes incluso de ningún holocausto. Como decía un cierto limpiador de lentes, tú vive en plan sub specie aeternitatis, en plan rollo ataraxia e indiferencia total. En otras palabras: tú, déjate hacer despacito, sin resistirte a nada…

Which translation of Gita did Hitler, Himmler and other Nazis read?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Blog, Fenomenología de la religión, Posmodernidad, Teología y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s