Apuntes sobre evangelios sinópticos #8: la dimensión socio-histórica en Mateo

Tratamos ahora en esta entrada la dimensión socio-histórica de la trama narrativa en Mateo. Para ver las entradas anteriores, visitar los siguientes enlaces: parte #1, parte #2parte #3, parte #4parte #5, parte #6 y parte #7.

1. Lugar de composición de la obra

1.1  La comunidad de Mt

En los dos capítulos anteriores ya hemos ido viendo las características de la comunidad mateana.

  • Es heterogénea. Hay judeo-cristianos pero también cristianos venidos del paganismo.
  • Polemiza con el judaísmo fariseo reorganizado tras la conquista, expolio y destrucción en Jerusalén por los romanos en el año 70. Posiblemente, a estas alturas, la Iglesia ya se ha separado de la Sinagoga.
  • Tiene problemas internos debido a la falta de coherencia de vida de algunos cristianos que no dan buenos frutos, que muestran «poca fe». Hay falsos profetas que escandalizan y extravían a los más débiles de la comunidad.
  • Está establecida en un centro urbano y tiene una cierta organización interna con algunos ministerios dentro de la comunidad. Parece que existían escribas cristianos, dado el uso que se hace de las Escrituras y de las tradiciones judías.

1.2  La Iglesia de Antioquía de Siria

La opinión más extendida considera que el evangelio de Mt tuviera su origen en Antioquía, capital de la provincia romana de Siria y tercera ciudad del imperio (después de Roma y Alejandría). Era una ciudad cosmopolita, con el griego como lengua franca y el helenismo como trasfondo cultural dominante. La colonia judía era importante, también muy empapada de dicho helenismo.

En un primer momento, la Iglesia es fundada en esta ciudad por judeo-cristianos de corte helenista que habían huido de Jerusalén en el momento de la primera persecución (Hch 8,1-3; 11,19-21). Por primera vez se acepta en la Iglesia la entrada de gentiles sin ser sometidos a circuncisión ni a otras prescripciones judías. Posteriormente a este momento, Pablo jugará un papel importante en esta Iglesia (Hch 11,25-26; 13,1). Antioquía y Jerusalén serán los dos grandes centros del cristianismo en esta primera hora de la Iglesia. Jerusalén es una comunidad judeo-cristiana estricta, vinculada a la Ley. Antioquía es mucho más libre respecto a la Ley, dado que tiene judeo-cristianos helenistas abiertos a los gentiles. El llamado «Concilio de Jerusalén» (Gal 2,1-10; Hch 15,1-29) fue, en realidad una asamblea de ambas iglesias, en la que se reconoció la legitimidad tanto del cristianismo jerosolimitano como del antioqueno.

Un segundo momento lo provoca el conflicto que se dio entre Pedro y Pablo en esta comunidad antioquena (Gal 2,11-14). El asunto se concluye con la promulgación del llamado «decreto apostólico» (Hch 15,19-20.28-29) que pretendía promover la convivencia y la comunión entre judeo-cristianos y pagano-cristianos. Es una solución intermedia. Como ya dijimos en el capítulo anterior, esta actitud de síntesis es lo que caracteriza a la tradición petrina, y quizás al mismo Pedro, en el cristianismo de los orígenes. Es una tradición que acabó prevaleciendo en la comunidad antioquena. Así pues, en este segundo momento, la Iglesia de Antioquía funda su unidad sobre la tradición petrina y Pedro se convierte en la gran autoridad de esta comunidad.

1.3  Mt, el evangelio de la Iglesia de Antioquía

Las características literarias y teológicas del evangelio mateano, junto con la situación vital (sitz in leben) de la iglesia antioquena apoyan la idea de ser esta ciudad en la que se compuso este evangelio. Veámoslas:

  • Mt es el único evangelio que habla del eco de la actividad de Jesús en Siria (4,24). Además, es una obra escrita en griego, lengua usada prevalentemente en las ciudades de Siria occidental.
  • El origen antioqueno de este evangelio se confirma por el uso que hace de él san Ignacio de Antioquía.
  • Mt realiza una síntesis de Mc y Q. Tanto por motivos geográficos como teológicos, Antioquía es un lugar muy propicio para que tal encuentro se haya podido dar.
  • Hch 13, 1 habla de la existencia de «profetas y maestros» en la iglesia de Antioquía, y se confirma la existencia de estos ministerios en el evangelio de Mt.
  • Los conflictos que se dan en Antioquía (y que están referidos en Hch) se ven reflejados en el evangelio de Mt. Por un lado, están los judeo-cristianos de corte farisaico que se abanderaban como los promotores de la Ley, generando conflicto dentro de la Iglesia. Por otro lado, estaba el conflicto de los judeo-cristianos helenistas, más liberales y carismáticos con los menos legalistas, herederos de un paulinismo desenfocado. Antioquía es el sitio donde mejor se explican estas dos tendencias y sus conflictos.
  • En Mt, Pedro es el prototipo de los discípulos y el garante de las tradiciones disciplinares y doctrinales de Jesús. Además, en 16,17-19, Mt expone la bienaventuranza dicha por Jesús y referida a Pedro, usando un género literario de investidura divina del transmisor de la revelación. Con ello, parece que Mt busca legitimar su obra en nombre de Pedro.

Así pues, con esto comprobamos que el texto del evangelio mateano y la historia de la iglesia de Antioquía se explican e iluminan recíprocamente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Blog, Cristianismo, Evangelios, Evangelios sinópticos, Mateo, Teología y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s