Apuntes sobre evangelios sinópticos #6: la dimensión literaria en Mateo

Continuamos con la sexta entrada de nuestros apuntes de evangelios sinópticos.  Vamos ya a tratar con el Evangelio de Mateo, ubicándonos en el meridiano de nuestros apuntes. Estudiaremos ahora la dimensión literaria. Para ver las entradas anteriores, visitar los siguientes enlaces: parte #1, parte #2parte #3, parte #4 y parte #5.

1. Características literarias

1.1  Mateo como obra narrativa y de síntesis

Desde el punto de vista literario, Mt hace una síntesis fundamentalmente a partir de Mc —material más narrativo— y Q —material más discursivo—, además de introducir un material propio. Pero Mt altera el orden de sus fuentes para hacer composiciones de carácter temático. Sobre todo modifica profundamente el orden de la primera parte de Mc (1,21—5,43 correspondiente a Mt 5,1—13). A partir de Mt 13,53 sigue desde Mc 6,1 con fidelidad.

También Mt es una obra de síntesis desde el punto de vista teológico. Mc se centraba en la revelación de Jesús como Hijo de Dios a través de la cruz. Por otro lado, Q tiene un énfasis más escatológico, presentando a Jesús en una función de juez futuro como Hijo del Hombre. La síntesis mateana de ambas fuentes, además, integra unas afirmaciones netamente judías y legalistas con otras de carácter universalista y críticas con la Ley.

Así pues, Mt presenta una síntesis equilibrada del pensamiento del cristianismo primitivo que ha sido de gran aprecio en la Iglesia de todos los tiempos.

1.2  Una obra bien compuesta: recursos estilísticos

Mt es hijo de su tiempo: un mundo en que conviven una cultura helenista y otra semita, más o menos separada, con sus diversas interrelaciones de aceptaciones y rechazos. Mientras que Mt es el más judío de los evangelios, sin embargo, escribe en un griego más correcto que Mc, a la vez que emplea muy bien una serie de recursos estilísticos semíticos. Muchos de estos recursos no tienen sólo una función estilística literaria sino además pedagógica.

El uso de estos recursos pone de manifiesto:

  • que el evangelio está bien construido y presupone que su texto va a ser leído de seguido;
  • que, sobre todo, las unidades menores del evangelio están bien construidas;
  • y que las técnicas literarias de Mt son parecidas a las ya conocidas en el AT y en la literatura judía.

Algunos de dichos recursos estilísticos, los más importantes, son:

a) Inclusiones

La repetición de palabras o expresiones al principio y al final de una sección la delimitan y orientan sobre un contenido (por ejem. la sección delimitada por 4,23 y 9,35).

b) Paralelismos y quiasmos

Bien paralelismos antitéticos (por ejem. en 7,24-27 se presentan dos estrofas paralelas con conclusiones contrarias), o bien en forma circular presentando un quiasmo (por ejem. 16,25).

c) Repetición de palabras

En algunas secciones se subraya el tema fundamentalmente mediante la repetición de palabras clave (por ejem. en el caps. 5-7 aparece 5 veces «justicia» o en 11,20—12,45 aparece 7 veces «juicio»).

Entre las palabras favoritas de Mt, encontramos algunas que tienen que ver con la escatología, con la ética, con la eclesiología, con la revelación en el AT y con la cristología davídica (tema de la unción de David como rey).

d) Versículos centrales y textos centrales

Busca resaltar la importancia de determinados temas (por ejem. 5,17.20.48; 6,1; 18,10.14). La importancia de algunos textos viene marcada a veces por su colocación (por ejem. 5,17-20; 12,46-50). A veces estos versículos o textos tienen una función de títulos de una sección o también de transición de una a otra.

e) Repeticiones

Sirven para resaltar lo más importante de todo lo que quiere transmitir Mt y, por tanto, poner de manifiesto la unidad de la obra. Este recurso lo utiliza de diversas formas:

  • usando una misma fórmula repitiéndola inmediata y sucesivamente (por ejem. en la construcción de las genealogías en 1,2-22 o en las seis antítesis de las bienaventuranzas en 5,21-48).
  • Hay fórmulas que se repiten en todo su evangelio. Las dos más importantes son: la introducción a citas del AT de cumplimiento (1,22; 2,5; 2,15; 2,17; 2,23; 4,14; 8,17; 12,17; 13,14; 13,35; 21,4; 27,9) y la fórmula que está al final de los discursos de Jesús (7,28; 11,1; 13,53; 19,1; 26,1).

También se dan repeticiones de milagros muy semejantes ( por ejem. 8,23-27 y 14,22-33; 14,15-21 y 15,32-38, etc.).

f) Ordenaciones numéricas

Mt a veces agrupa elementos en series numéricas. El «3» (tres grupos de genealogías, tres tentaciones, tres negaciones, etc.). El «7» (siete maldiciones, siete peticiones del Padrenuestro, perdonar setenta veces siete, etc.).

g) Anticipaciones

A veces Mt anticipa algo que va a relatar y desarrollar más tarde (por ejem. en 2,1-12 anticipa el destino fatídico de Israel; en 2,23 junto con 4,12 preludia la misión a los paganos).

1.3  Carácter doctrinal de Mateo: los cinco discursos

En todo Mt se encuentra un gran afán doctrinal. Quiere instruir a su comunidad sobre los diversos aspectos del Reino de los Cielos.

Este interés se pone de manifiesto sobre todo en los cinco grandes discursos visibles en la obra y que demuestran su capacidad de síntesis y organización del material que usa de las diversas fuentes. Como ya indicábamos antes, al final de cada uno de ellos usa una frase estereotipada con función de transición narrativa: «y sucedió cuando terminó Jesús estas palabras…» (7,28; 11,1; 13,53; 19,1; 26,1). Este aspecto transitivo es importante porque indica que los discursos no son cuerpos extraños al relato, sino que se insertan en él, conectan secciones narrativas y proporcionan el sentido de la acción.

Cada discurso tiene su propia unidad literaria y temática. Presentan distintos aspectos del Reino de los Cielos y existe una progresión entre ellos.

  • 5,1—7,29. El Sermón del monte: Jesús proclama el Reino y sus exigencias.
  • 9,35—10,42. El discurso de la misión: La extensión del Reino.
  • 13,3b-52. El discurso en parábolas: La naturaleza del Reino.
  • 18,3-34. El discurso eclesial: La comunidad que acepta el Reino.
  • 23,1—25,46. El discurso escatológico: Estar preparados para la venida del Reino.

Los discursos desvelan la magnífica construcción literaria y la progresión teológica de Mt. Los más largos son el 1º y el 5º. Las palabras de Jesús siempre están actualizadas eclesialmente, pero los discursos 2º y 4º muestran un interés eclesial más explícito. En el centro está el 3º, destacando así su importancia. Es quizás el mejor construido y en el que se habla del Reino directamente y en lenguaje poético.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Blog, Cristianismo, Evangelios, Evangelios sinópticos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s