La genialidad clarioscura: un tributo (roñoso) a Caravaggio (II)

La galería Doria Pamphili, en Roma, que  ha mantenido la apariencia de una suntuosa galería barroca, será el lugar donde los coleccionistas más importantes abren sus puertas a Caravaggio. A los veinticinco años, después de que el cardenal del Monte reparara en él, Caravaggio deja las sombras de los callejones y entra en el opulento mundo aristocrático de merchantes y coleccionistas. Cardenales entendidos en arte y críticos quedan maravillados ante el nuevo estilo del joven pintor lombardo, que durante estos años pinta algunas de sus obras más poéticas.

Es menester mencionar aquí El reposo durante la huida a Egipto, una de las pocas escenas pintadas por Caravaggio teniendo como fondo la naturaleza, bañada con la luz mágica del anochecer en una suave mezcla de colores.

Michelangelo_Caravaggio_025

El reposo durante la huida a Egipto

El día se apaga bajo el sonido de una viola que toca un ángel blanco, mientras san José sostiene la partitura. Incluso el ángel parece un personaje de la vida real, en este milagroso momento en el que lo humano y lo divino se encuentran.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s